Vistas de página 2,855 

Identificado con la ideología marxista-leninista, el lider de la revolución cubana falleció el 25 de Noviembre del 2016.

Han pasado ya 4 años desde la partida eterna de Fidel Castro, lider indiscutible de la revolución que él mismo fue capaz de diseñar en Cuba, al frente de un grupo de jóvenes contemporáneos en la década de 1950, logró aglutinar un apoyo popular mayoritario que le valió la osadía de desafiar a la potencia más poderosa en el hemisferio occidental, los EEUU, con el apoyo tácito de la Unión Soviética, el primer y gran Estado socialista de la historia de la humanidad.

Fidel falleció el 25 de Noviembre del 2016, su muerte fue un duro golpe para todos sus seguidores dentro de la Isla, con más de 90 años también representó un paradigma para muchos simpatizantes alrededor del mundo, como muchas veces vaticinaron los textos de numerosos analistas, politólogos, y expertos en diferentes publicaciones de varios medios internacionales, desde muy joven la revolución cubana tenía sus días contados una vez el líder desapareciera físicamente, sin embargo, hasta el momento, la historia ha mostrado que sin él, Cuba sigue adelante, pero hacia donde se dirige?

Por su puesto que para cualquier sociedad la noticia de la muerte de un líder se traduce en jornadas de angustia, tristeza y pesar por quiénes le amaron, y por el otro ansias de mostrar alegría y festividad por sus detractores, sucedió con Fidel en Cuba, y sucedió también en Miami, Estrados Unidos, donde permanece la mayor parte de sus enemigos políticos, al menos los de las últimas generaciones.

No obstante a esa dualidad emocional, el pueblo de Cuba, una vez resignado, a emprender el camino solo, sin la voz permanente del líder, tiene ante sí amplios retos, en un mundo cambiante, al menos en lo social, con muchos amigos, y con no pocos enemigos, al menos EEUU eafirma su posición en el último grupo.

Fidel se fué apenas días de haberse proclamado a Donal Trump como el actual presidente de la nación norteamericana, sin dudas podía imaginarse la política a seguir por la nueva administración, pero no tuvo tiempo de ver con sus propios ojos, como se desmoronaba toda esa política de acercamiento entre ambos países, iniciada por Barack Obama, en quién «nó confiaba», y que el actual inquilino de la Casa Blanca desmontó, paralizando incluso la Embajada estadounidense recien re-estrenada en la Habana.

La nueva Constitución de la República, votada y aprobada en referéndum en el 2019, reafirma la condición socialista del Estado cubano, y establece «la construcción de la sociedad comunista», como el objetivo final de su desarrollo, algo que, analizando las circunstancias por las cuáles se mueve el país y el mundo, pudieramos pensar es solo tinta en un papel, cuyo cumplimiento es simplemente utopía en la práctica.

Y es que la Cuba del socialismo de 1960, 1970 y 1980, fue muy diferente a la iniciada en la década de los noventa’s, cuando ya no existía la URSS, ni el campo socialista europeo, se fue con ellos el ideal común de alcanzar una sociedad mejor basada en la voluntad colectivista, y que sirviera como contraparte al individualismo formentado por el capitalismo a nivel mundial.

También desde la crítica consciente, no faltan los que abordan este tema desde una postura reaccionaria, podría establecerse que los actuales dirigentes cubanos, apostados en cargos claves del Partido Comunista de Cuba, no tienen dentro de sí la más mínima concepción de un basamento marxista-leninista en el entendimiento de la teoría y la práctica, como se reconoció a sí mismo el propio Fidel Castro.

Podría concebirse la idea de que con su partida, Cuba se quedó huérfana de una foemación ideológica, y que, a pesar de que tiene un presidente, en realidad le falta un lider para llevar a cargo las riendas dejadas por Fidel.

Lo cierto es que Cuba, siendo la mayor isla del Caribe, no está ajena a lo que sucede en el resto del mundo, no permanece aislada en lo que Fidel definió «una urna de cristal», el país sigue inmerso en la construcción del socialismo, con nuevas pautas, con diferencias del manual, pero también con EEUU como su principal oponente, a pesar de que a llevado adelante reformas económicas, los interses foráneos aún siguen esperando la demolición de la revolución y su sietma político, económico y social.

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

Cabría preguntarse, qué tanto podría hacer Cuba, sin los recursos económicos, e incluso naturales de otros países, que dicho sea de paso, ni con esas ventajas han podido proclamar un capitalismo exitoso?

En vez de aceptar una derrota ideológica, cuando se acabó la presencia de la Unión Soviética, la isla caribeña se quedó prácticamente sola, sin apoyo político ni militar de ninguna otra potencia que la respaldara, escasos ejemplos de solidaridad de China, y Vietnam, precursores del «socialismo de mercado», no fueron suficientes para enfrentar por si misma a la élite estadounidense que esperaba madurase como aquella manzana deseada, a fin de volver a ser parte importante en los destinos de su vecino en ultramar más cercano.

Es cierto que la dirigencia cubana en toda su trayectoria a cometido errores estratégicos en lo que concierne al desempeño económico, lo cuál, independientemente del bloqueo norteamericano, que le ha impedido al país acceder a su mercado más próximo de una manera natural, ha obstaculizado durante mucho tiempo el pleno desarrollo de sus fuerzas productivas internas, el exceso de una estructura burocrática, y la persecusión extrema de iniciativas individuales, produjo un efecto más negativo que positivo en el rendimiento productivo nacional, y las consecuencias recién se han apreciado en este año pandémico, donde la contracción comercial a nivel internacional, no ha benefiaciado el sector importador de la Isla, y cuando más lo ha necesitado llos índices de producción estatales ni cooperativistas han sido suficientes para cumplir con la demanda nacional.

De ahí que el Partido en su último Congreso (VII), haya aprobado unos nuevos lineamientos para lo que se define como «actualización del modelo económico cubano», que se ha ido implementando en diferentes pasos, aunque todavía reticentes a acelerar su aplicación tal y como se han perfilado en los textos.

Para Cuba, la estatización de la economía responde a una concepción formulada por la antigua URSS, donde la centralización y la planificación son la columna vertebral del sistema, lo mismo sucede en China, pero como ellos mismos dicen con «características propias», a pesar de que la Isla ha fomentado el desarrollo del cuentapropismo, y una ceonomía de servicios gestionada en parte por la iniciativa privada, es de destacar que la Empresa Estatal Socialista sigue siendo en modo fundamental de producción, en papeles, el Estado responde con su administración a «los intereses del pueblo».

Esto último podría parecernos en parte objetivo, a tener en cuenta también, tanto la atención médica como es sistema educativo son de caracter gratuito para la población cubana, un elemento humano importante, que nó debe cambiar, en tanto ejemplo, y del cuál muchos países desarrollados no son capaces de proveer ese derecho.

Crea tu blog personal con DreamHost y WordPress!

DreamHost

El pueblo cubano en su mayoría, y sus dirigentes en el Partido, tienen todavía en el legado dejado por Fidel Castro, la necesidad de mantener la unidad, máximo elemento que los ha hecho llegar hasta aquí, firmes ante la amenaza «imperialista», con el anhelo de posser entre otras cosas, con nivel salarial adecuado que sea capaz de satisfacer sus necesidades, pero para ello deben levantar una economía fracturada por el paso del tiempo, por inmovilismo, por falta de iniciativas, o por la persistente oposición de Estados Unidos a que el sociualismo cubano prospere en una región que todavía considera como su «patio trasero».

Fidel ya no está fisicamente, pero cada año, los medios de prensa de la isla, en la escuela, y el trabajo, se realza su figura cuando se adviene una fecha imprtante vinculada a él, y no son pocas, ello mantiene viva en la memoria colectiva, fundamentalmente en las nuevas generaciones, que una vez Cuba tuvo un lider que supo sacarla de su condición de «burdel del mundo», para convertirla en uno de los países con mayor prestigio e influencia política en la historia de la humaniodad.

37361cookie-checkA 4 años sin Fidel Castro, hacia donde se dirige Cuba?

Un comentario sobre “A 4 años sin Fidel Castro, hacia donde se dirige Cuba?”

Deja un comentario