Vistas de página 671 

Uno de los médicos que lo atendío, se expresa arrepentido por no haber hablado sobre un procedimiento que podía habersele practicado en ese momento.

John F. Kennedy, presidente número 35 de los Estados Unidos de Norteamérica, fue asesinado el 22 de Noviembre de 1963 durante una visita oficial a la ciudad estadounidense de Dallas, Texas, al recibir en la vía pública dos disparos mortales con un rifle militar de caza.

A pesar del tiempo transcurrido, su asesinato todavía sigue siendo un misterio para la mayoría de los ciudadanos de ese país, y para el resto del mundo, en realidad muchos piensa que su muerte no fue obra de un solo individuo, sino que detrás de ella hubo una trama conspirativa que permanece oculta hasta hoy,

Miembro del Partido Demócrata, y casado con Jacqueline Kennedy, el mandatario contó con una alta popularidad en el pueblo de EEUU, cuya política durante su gobierno captó el odio de ciertos sectores extremistas en el país, y cuyo representante más visible en ese entonces resultó ser un ex-marine, nombrado Lee Harvey Oswald quién según la versión oficial, le disparó al presidente, apostado en el edificio del Texas School Book Depository, en Dallas.

Las investigaciones concluyeron que Oswald le disparó al auto donde se trasladaba Kennedy tres balas, dos de ellas provocó la muerte del presidente, y otra hirió de gravedad al gobernador de Texas, John Connally, quien estaba sentado frente. 

Posteriormente, Oswald fue asesinado después de dar muerte al oficial de policía J.D. Tippit, cuando lo transportaban de la sede de la Policía a una cárcel, en ese momento, Jack Ruby, propietario de un club nocturno en Dallas, apareció de una multitud de policías y reporteros y le disparó mortalmente al estómago.

No obstante, la lista de las teorías conspitrativas detrás del supuesto asesino se perfilan en torno a figuras como: la CIA, la mafia, el vice-presidente Lyndon B Johnson, la KGB, Cuba o el complejo militar-industrial estadounidense.

En una reunión que se celebra cada año por el Colegio Nacional de Médicos de Emergencias (ACEP) en EEUU se analizó la asistencia que recibió Kennedy, y se evaluó la tésis de cómo hubiera sido el desenlace en la actualidad, y si su vida se habría podido salvar con los avances médicos de hoy en día.

En una confesión reveladora, el médico especialista Joe Goldstrich, quién fuera parte del equipo de doctores que atendió al mandatario en la sala de emergencias del Hospital Memorial de Parkland, el entonces joven practicante que se había preparado para realizar su primera traqueotomía a un paciente, detalló el hecho de que se siente «arrepentido por no haber hablado sobre un procedimiento médico que podía practicarse en ese momento».

«Ingresé a la sala de emergencia al mismo tiempo que JFK llegaba en una camilla…ayudé a desvestirlo…en la sala había varios médicos y cirujanos. Estos fueron mis profesores, cirujanos y residentes que estaban años por delante de mí en su formación. Noté que Kennedy tenía un hueco en el cuello, esto le impedía respirar aún con una máscara de oxígeno», destacó en su declaración ante el encuentro médico.

«Yo no sabía nada de balística, así que no tenía idea de si era una lesión de entrada o de salida, y ni siquiera se me cruzó por la cabeza el asunto», describió Goldstrich sobre aquella escena lamentable, al mismo tiempo que indicó que según sus conocimientos, pudo ver el cartílago de la tráquea y creyó que debían usar ese hueco para entubarlo, pero no dijo nada, de lo cuál se arrepiente.

«Así que no dije: Ponlo en el hueco, no tienes que hacer ningún corte. Eso habría preservado la naturaleza de la herida, haciéndola más susceptible de determinar si era una herida de entrada o de salida. Pero no dije nada y me arrepiento de eso», manifestó.

No obstante, la conclusión del colectivo de médicos reunidos en el encuentro concluyó que el procedimiento mencionado por su colega no hubiese cambiado mucho la realidad del asunto, ya que las heridas que sufrió Kennedy en el cuello y la cabeza eran mortales.

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

36870cookie-checkA 57 años del asesinato de Kennedy, todavía es un misterio

Deja un comentario