Vistas de página 363 

Según los términos diseñados por la Casa Blanca, el plan se financiaría con una reforma impositiva que elevará los impuestos a los estadounidenses más pudientes a un 39,6% desde el 37% actual, duplicando a su vez el gravamen sobre ingresos por inversión.

Este miércoles, el presidente de EEUU, Joe Biden, se dirigió al Congreso norteamericano en su primer discurso del ‘Estado de la Unión’, una ocasión que aprovechó para presentar ante los congresistas su nuevo plan económico de 1.8 billones de dólares, el cuál tiene como objetivo principal, «mejorar la calidad de vida de las familias estadounidenses y la educación».

Como era de esperar, ese proyecto millonario ha encontrado el rechazo de los legisladores republicanos, una vez que, según los términos diseñados por la Casa Blanca, el plan se financiaría con una reforma impositiva que elevará los impuestos a los estadounidenses más pudientes a un 39,6% desde el 37% actual, duplicando a su vez el gravamen sobre ingresos por inversión.

El bando republicano en el Congreso norteño, calificó el nuevo plan económico de Joe Biden de «demasiado abultados» y de «infrasocialismo». Incluso, previamente a la presentación del proyecto ante el Legislativo, el senador John Kennedy (republicano), estableció paralelismos entre el presidente estadounidense y el primer líder soviético, Vladimir Ilich Lenin, en una entrevista con Fox News el jueves pasado, al expresar: «Sabía que el presidente Biden quedaría en el centro. Nunca soñé que se quedaría con Lenin», remarcó.

Biden insistió al poder Legislativo en su país, a trabajar juntos, sean demócratas o republicanos, independientes o de cualquier denominación de derecha o izquierda, a fin de destinar alrededor de 1 billón de dólares a programas sociales, especialmente a cuidados infantiles, licencia médica paga, y educativos, relacionados con el otorgamiento de becas, e incrementar las ayudas a universidades ‘negras’.

Además, el proyecto de la administración demócrata busca implementar unos 800 millones de dólares en créditos para las familias de clase media y trabajadora estadounidense. El presidente resaltó, que ese trabajo en conjunto posibilitó la aprobación, recien estrenado en el cargo, del tercer paquete de ayuda económica de 1,9 billones de dólares para los ciudadanos del país que han sido afectados por la permanencia de la pandemia global del coronavirus.

En cuanto a la cuestión sanitaria., indicó Biden como un logro de su gestión, el haber podido coordinar los esfuerzos en todo el país para alcanzar la meta de administrar 200 millones de dosis de vacunas contra la Covid-19.

Entre otros temas, el presidente norteamericano se refirió en su discurso al complejo asunto de la inmigración, los excesos policiales y la oleada de muertes en el país como producto de la violencia con el uso de las armas, ante un auditorio que contó con apenas 200 personas, que portaron mascarillas y estuvieron sentadas respetando la distancia establecida por los controles sanitarios contra la Covid-19, una sesión que contrasta con las más de 1.500 personas que usualmente se reunen para participar de esos tradicionales discursos presidenciales.

60770cookie-checkBiden presenta su plan de 1.8 billones al Congreso y es calificado a la izquierda de Lenin

Deja un comentario