Vistas de página 174 

El reciente descubrimiento de tumbas no identificadas de niños indígenas en Canadá ha provocado una conmoción en ese país norteño sobre su pasado histórico, se estima que entre 3.000 y 30.000 niños originarios fallecieron brutalmente mientras asistían a las llamadas ‘escuelas residenciales indígenas’.

Hace una semana, fueron hallados los restos mortales de 182 menores de edad en el lugar que ocupaba la antigua ‘Escuela de la Misión de San Eugenio’, situada en Cranbrook, provincia canadiense de la Columbia Británica, y que fue operada por la Iglesia Católica entre 1912 y la década de 1970.

El reciente descubrimiento de tumbas no identificadas de niños indígenas en Canadá ha provocado una conmoción en ese país norteño sobre su pasado histórico, se estima que entre 3.000 y 30.000 niños originarios fallecieron brutalmente mientras asistían a las llamadas ‘escuelas residenciales indígenas’.

Los asesinatos de los niños aborígenes, fueron cometidos en el marco de la llamada ‘políticas de asimilación’ aplicada por los sucesivos gobiernos canadienses que en el pasado asimilar a los niños indígenas a la cultura predominante canadiense de origen europeo, y cuyos métodos han sido calificados de «brutales», los cuáles al día de hoy espantan a la opinión pública por su magnitud.

Sin embargo, este no es el primer hallazgo de este tipo, ya que en ese país norteamericano se han sido descubierto ya más de 1.000 tumbas de niños indígenas en diferentes partes de su territorio. No obstante, solo una pequeña cantidad de tumbas ha sido hallada. Los expertos aseguran que todavía queda por descubrir muchas más.

La práctica de enviar niños indígenas a escuelas residenciales en Canadá se remonta a finales del siglo XIX, con lo cuál, la existencia de dichos establecimientos duró más de un siglo, representando sin lugar a dudas, una página negra en la historia de ese país miembro de la Mancomunidad Británica. Datos oficiales reportan que el último centro de este tipo fue cerrado en el año 1996.

Algunas de estas fosas han sido descubiertas gracias al uso de imágenes satelitales y mapas digitales, en un empeño por revelar todas las tumbas. Para la década de 1930, alrededor del 30% de los niños indígenas vivían en dichos establecimientos de culturalización forzada.

En estos establecimientos, los menores indígenas eran víctimas del maltrato y de experimentos alimenticios, lo que provocó que uno de cada 20 menores recluidos allí falleciera por medio de los enterramientos que tenían muchas décadas de antigüedad.

Alrededor de 150.000 niños indígenas han pasado por estos centros internos canadienses, muchas veces en contra de la voluntad de sus familias, viéndose impedidos a enfrentarse a las autoridades de Canadá. Más de 1.300 aborígenes, sin sospechar que eran utilizadas como conejillos de indias fueron sometidos a dichas pruebas alimenticias inmorales que conllevó a la desnutrición.

Los experimentos se realizaron en las comunidades del pueblo cri, asentado en la parte norte de la provincia de Manitoba y, además, en seis escuelas residenciales en diferentes partes del territorio de Canadá. Quiénes estaban detrás de estas políticas inhumanas en el gobierno canadiense, afirmaban que la desnutrición había sido causada por la dieta tradicional y el modo de vida indígenas.

Como reacción, al menos siete iglesias católicas de madera, algunas de hasta 100 años, fueron atacadas y quemadas en la última semana hasta sus cimientos en tierras de ‘Primeras Naciones’, como se le identifican a los pueblos indígenas del país norteamericano, informaron las autoridades locales.

En una conferencia de prensa, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, condenó los incendios de la iglesias católicas provocados por los manifestantes en contra de esa política de asimilación llevada a cabo por gobiernos anteriores, enfatizando que «es inaceptable y está mal que actos de vandalismo e incendios provocados ocurran en todo el país, incluyendo contra iglesias católicas».

66251cookie-checkDe iglesias quemadas y estatuas de reina derribadas, el coste del «genocidio» indígena canadiense

Deja un comentario