Vistas de página 97 

El líder de la Iglesia Católica también tiene previsto acercarse a los musulmanes en reunión con el gran ayatolá iraquí Ali Sistani.

En la primera visita que realiza un sumo pontífice de la Iglesia Católica a Iraq, el papa Francisco llegó este viernes a Bagdad para oficializar una estancia de tres días hasta el 8 de marzo en el país árabe.

Francisco llega a un país que sufrió la destrucción de su infraestructura nacional como consecuencia de la invasión militar directa de Estados Unidos y sus aliados occidentales a principios de este siglo, con la finalidad de sacar del poder al antiguo líder Sadam Husein, a quién las autoridades en Washington acusaron de poseer armas de destrucción masivas, que luego se reveló dichas acusaciones no tenían un real sustento.

El sumo pontífice, de 84 años, inició su recorrido por la capital iraquí acatando todas las medidas sanitarias de protección contra la Covid-19, con el objetivo de acercarse a una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo, aunque solo representa el 1% de la población en Iraq (solo 400.000, en comparación con los 1,5 millones de hace 20 años), y en especial en el espacio árabe donde comparte su fe con otras religiones como la musulmana y el judaísmo.

Durante su estancia, Francisco también tiene planificado acercarse a la población musulmana mediante una reunión concertada con el gran ayatolá iraquí Ali Sistani, líder espiritual de los chiíes de Irak y de todo el mundo, de 90 años.

En presencia del mandatario iraquí Barham Salih, el líder de la Iglesia Católica expresó a su llegada un llamado a poner fin a la «violencia, extremismos, intolerancias», además de enfatizar a ser intolerantes ante la corrupción, un tema que en 2019 provocó manifestaciones en todo el país, y a lo que Francisco calificó como «necesario construir la justicia», instando a las autoridades iraquíes a que «nadie sea considerado como un ciudadano de segunda clase».

El programa religioso del papa católico tuvo como primicia una oración en la Catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro al final del día, ubicada en el centro de Bagdad, y que en 2010 fue el escenario de una sangrienta toma de rehenes cristianos, y que se cobró la vida de unas 53 muertos.

Después de su oración inicial, el líder católico se dispuso a recorrer las ciudades de NayafUrErbilMosul y Qaraqosh, y el 7 de marzo ofrecerá una misa en un estadio en Erbil en Kurdistán, donde estarán congregados miles de feligreses cristianos e invitados al evento religioso. A su vez, también Francisco ofrecerá una oración en la localidad de Ur junto con líderes chiitas, sunitas, yazidíes y sabeos.

En Iraq, los cristianos han denunciado constantemente la discriminación y la falta de apoyo del gobierno para recuperar sus hogares o tierras, muchas de la cuáles han sido confiscadas por milicianos o familiares de políticos.

En su mensaje, Francisco hizo un llamado para que los cristianos decidan quedarse en Irak, o incluso regresar para aquellos que ha tenido que migrar fuera de sus tierras, especialmente en el norte del territorio iraquí, según estimaciones, una tercera piiensa salir del país para el 2024, como consecuencia del miedo permanente a las acciones de los milicianos, y otros factores como el desempleo, la discriminación, y la corrupción.

54910cookie-checkDe visita en Iraq, el papa insta a erradicar los extremismos

Deja un comentario