Vistas de página 2,707 

El presidente cubano llamó en su discurso ante el Parlamento, a que las organizaciones políticas y de masas sean más proactivas e influyentes en su contacto con el pueblo.

En su discurso de clausura del VI Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su IX Legislatura, realizado en el Palacio de Convenciones de La Habana, el presidente cubano, Miguel Diaz-Canel, subrayó que a pesar de la persecusión y la arremetida contra su país del actual gobierno estadounidense, encabezado por el presidente republicano, Donald Trump, Cuba esta viva.

Diaz-Canel comenzó su discurso señalando sus palabras ante el mismo Parlamento, en Diciembre del 2019, cuando destacó las condiciones en que se movía la Isla, trás la adopción, por parte de EEUU, de diversas medidas en contra del gobierno cubano, y que dejaron fuera toda posibilidad de avance en las relaciones bilaterales entre ambos países, cerrando las puertas abiertas por la anterior administración norteamericana de Barack obama.

«Hace un año, desde esta misma tribuna dijimos: ¡nos tiraron a matar y estamos vivos! Suponíamos entonces que nada podría ser peor que aquella escalada de medidas de endurecimiento del bloqueo imperialista y de ataque a las fuentes de suministros energéticos, a las brigadas médicas y a cualquier posibilidad de financiamiento», argumentó el mandatario cubano.

Canel indicó al plenario, que en su mayor parte presenció los debates del VI Periodo Ordinario del Legislativo de manera virtual, que «ellos», en referencia al gobierno estadounidense, «insistieron en matarnos; pero nosotros insistimos en vivir y vencer. Cuba Viva saltó por encima de sus propias posibilidades», enfatizó.

En su discurso, el mandatario cubano hizo énfasis en la valentía del pueblo cubano, una fortalece que según él es herencia de «los genes de la nación cubana, forjada en la resistencia y la rebeldía de los esclavos que se negaron a serlo y en la voluntad de los emigrantes cargados de sueños; está en la herencia de los líderes independentistas que quemaron sus riquezas en el fuego de la Revolución; en las madres de sus hijos nacidos en medio del combate, y en la fuerte identidad del criollo que maduró en los largos años en que la patria solo fue libre en la manigua. Está en las sucesivas generaciones que dejaron sangre y simiente en desiguales combates en calles y en serranías hasta la victoria», manifestó.

El presidente de Cuba resaltó la voluntad del pueblo cubano, en este año de enfrentamiento de la Covid-19, enfermedad propagada en todo el mundo como consecuencia de la actual pandemia global del coronavirus, e insistió que cada hora de trabajo en ese sentido «fue de crecimiento y aprendizaje. Hubo jornadas tensas, agotadoras, pero jamás nos acompañó el desánimo, gracias especialmente al pueblo», indicó.

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

«No es posible el desánimo cuando se tiene enfrente el heroísmo, no de una persona o de un grupo, sino de una nación entera. Y ese heroísmo nos hala constantemente, nos inspira a dar más, a hacer más, a sentir vergüenza cuando el cuerpo nos pide un descanso», remarcó Diaz-Canel, al mismo tiempo que señaló la convicción de que «los cubanos y las cubanas aceptamos los más duros retos en el año 2020», soportando carencias de todo tipo, colas desgastantes y una renuncia temporal a fiestas y abrazos, manifestó.

En ese sentido, el presidente de Cuba destacó el papel de la ciencia y la medicina cubana para poder llevar a cabo resultados satisfactorios contra la Covid-19, en comparación con lo que está sucediendo en el resto del mundo, especialmente en países desarrollados, con altos volúmenes de contagios y de muertes a causa de la enfermedad.

«El nuevo coronavirus es un gigantesco desafío en medio de la crisis impuesta por el bloqueo. Pero lo asumimos sin miedo. Hemos tenido menos medicinas, menos comida, menos transporte, pero también menos contagios, menos enfermos y menos fallecidos. Eso solo se explica porque hemos tenido más voluntad política, más solidaridad, y más justicia social», a lo que añadió como única salida para Cuba, «más socialismo».

Miguel Díaz-Canel ilustró esos resultados en el enfrentamiento contra el coronavirus en la Isla, resaltando algunos datos pertenecientes a la última jornada, indicando que «el país acumula 1 294 052 muestras realizadas, con 9 771 casos positivos, de los cuales, lamentablemente, han fallecido 137 personas, para una tasa de letalidad del 1,40, por debajo de la tasa mundial de 2,25, y también por debajo de la tasa de la región de las Américas de 2,54».

E indicó además el presidente, que en Cuba «somos de los pocos países del mundo que no han registrado muertes por COVID-19 de embarazadas, niños, ni personal sanitario», remarcando que esos logros son fruto de «un principio humanista, inseparable de la Revolución: la vida humana como bien supremo de la sociedad está en la base de la estrategia nacional de enfrentamiento a la epidemia en Cuba y en otros 39 países, hasta donde han llegado en estos meses unos 3 000 profesionales cubanos, agrupados en 53 brigadas del Contingente Henry Reeve».

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

Las complejidades de la economía cubana actual en medio de la pandemia del coronavirus.

En otra parte de su discurso, el mandatario cubano se refirió al estado actual de la economía cubana, de la cuál señaló que «cualquier adjetivo resultaría insuficiente para calificar la atroz combinación de bloqueo reforzado y pandemia sobre la economía y la sociedad», sin mencionar las propias insuficiencias internas en el manejo de la economía y los latentes casos de corrupción, así como el excesivo burocratismo que frenan y perjudican el idóneo desempeño de las fuerzas productivas dentro del país.

«Hablamos de efectos acumulados de la persecución financiera y el cerco a cualquier fuente de ingresos en divisas, que se refuerzan de forma oportunista en medio de la pandemia y la contracción económica universal que provoca, con la consecuente interrupción de la actividad turística, una de las principales fuentes de ingresos del país; la contracción de las importaciones; la disminución de la actividad productiva y de servicios, tanto en el sector estatal como en el no estatal, y los gastos de salud adicionales a los previstos en el plan, junto al incremento de los financiamientos desde el Presupuesto del Estado, entre otros», argumentó Díaz-Canel ante los diputados.

El presidente cubano reafirmó las palabras aportadas al Parlamento por el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernánmdez, de que la economía para el 2021 tiene una proyección de decrecimiento del 11%, aunque restó importancia a la cuestión al asegurar que si bien la economía cae, ésta «no se detiene. Hemos aprobado la Estrategia Económico-Social y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el año 2030 y se concluyeron los estudios para la implementación del ordenamiento monetario, que se iniciará el próximo 1ro. de Enero, indicó.

Díaz-Canel señaló que «en medio del peor escenario se han concluido importantes inversiones en los principales programas de desarrollo, incluyendo el de la vivienda, con 47 400 inmuebles terminados; el turismo, con 2 000 nuevas habitaciones; la primera bioeléctrica en operaciones en el país, e inversiones en el sector hidráulico y la producción de alimentos, entre otros».

Destacó además el presidente de Cuba, que su gobierno aprobó la ejecución de «29 proyectos de Inversión Extranjera, por 2 455 millones de dólares, 5 de ellos en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, importante y estratégico enclave económico del país, donde operan empresas de 21 países y de 11 multinacionales. Allí se han aprobado 55 negocios, con un monto de inversión comprometido que supera los 3 000 millones de dólares, generándose 11 763 nuevos empleos».

En ese orden, el también miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, resaltó que a pesar de «la incertidumbre asociada a la evolución de la pandemia y sus graves impactos en la economía mundial, el próximo año se espera un proceso gradual de recuperación, con un crecimiento entre un 6 % y un 7 %, lo que demandará un trabajo intenso de todos los actores económicos», y remarcó que «alcanzar este objetivo exige de nosotros mantener el control de la COVID-19, en función de no enfrentar retrocesos en la apertura que ya hemos iniciado en el turismo y en la actividad productiva en general».

Canel expresó en su discurso, que a pesar de esas condiciones adversas, Cuba continuará trabajando en su desarrollo, y destacó que el plan de inversiones aprobado por el gobierno «se incrementa un 22 % respecto al año 2020; concentrándose el 60 % de los recursos en los sectores priorizados: producción de alimentos; medicamentos; defensa; turismo; fuentes renovables de energía; programa de la vivienda y las fábricas de producción de cemento y acero».

Para ello, señalo el presidente, «es preciso continuar avanzando con mayor celeridad y prioridades claras en la implementación de la Estrategia Económico-Social, y mantener bajo control la inflación, evitando que se exprese por encima de los niveles proyectados en el ordenamiento monetario;  incentivar  la generación de nuevos empleos, fundamentalmente en la actividad productiva».

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

En correspondencia, Díaz’Canel catalogó como «imprescindible el impulso al desarrollo local, priorizando el turismo, en respaldo a su recuperación gradual y con énfasis en los suministros para la circulación mercantil minorista en moneda nacional, sobre todo de productos de amplia demanda».

Al respecto, el mandatario de Cuba insistió en que «con el inicio del ordenamiento monetario, el año 2021 será decisivo en la recuperación gradual de la economía, en tanto logremos crear condiciones más favorables para el desarrollo del sector productivo nacional», un aspecto importante en el devenir económico de la Isla, teniéndose en cuenta que la actual pandemia global del coronavirus, dada la contracción comercial a nivel internacional, ha significado una lección, en el peor momento, para las autoridades cubanas, luego de tantos años practicando las importaciones de productos vitales que muy bien se podrían producir en el país, y que ahora, toma prioridad máxima.

«La conducción de la economía se ha diseñado bajo el principio de asegurar, como objetivos esenciales, el acceso a los alimentos, combustibles, fertilizantes y plaguicidas, medicamentos, satisfacer las demandas de la defensa, así como la prioridad en la obtención de los financiamientos para la industria nacional, haciendo efectivo el propósito de no importar lo que podamos producir eficientemente en el país», enfatizó el presdiente de Cuba.

Díaz-Canel enfatizó la urgencia de promover «cambios más profundos a nivel estructural para desatar las fuerzas productivas, arrinconar a la burocracia y cerrarle los caminos a la corrupción. Nos toca a todos propiciar las transformaciones con agilidad y lucidez. Es un reto en el que participan en este momento equipos multidisciplinarios, para que cada acción esté avalada por criterios científicos de dirección y sucedan con la menor cuota de trauma posible», aseguró

De provocaciones y nuevas formas de operar de las organizaciones políticas y de masas.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel aprovecho el encuentro con los diputados del país para pasar revista a los recientes acontecimientos producidos en el país, por el autonombrado «Movimiento San Isidro», su presunta vinculación con agencias del gobierno estadounidense que buscan «subvertir» el orden constitucional de la Isla, y la pretendida asociación con reclamos del sector de la Cultura en el país.

«Seguramente no olvidaremos que este escenario tan complejo que hoy hemos descrito coincidió en el tiempo con el período de elecciones de nuestro vecino del Norte. Y Cuba volvió a convertirse en asunto de la agenda electoral doméstica. Llovieron amenazas y llovió dinero para propiciar lo que muchos creían el golpe final a Cuba», expresó Canel.

En ese sentido, el mandatrio cubano expuso lo que su gobierno define como «provocaciones desde actitudes mercenarias conectadas con huelgas falsas de supuestos artistas que buscaban atraer a la opinión pública y a la intelectualidad para imponer diálogos camuflados en preocupaciones auténticas del sector. Pero eran más los reclamos extraartísticos con el evidente propósito de servir de estrado a proyectos de confrontación previamente articulados, con el objetivo de crear una oposición política sin base social».

Díaz-Canel precisó además que, «como telón de fondo, acciones terroristas, falsas noticias y amenazas violentas por las redes. Eso es, en pocas palabras, el resumen del golpe no tan blando que se preparó para Cuba como aguinaldo final de un año difícil. Es algo que nuestros medios han explicado, valiente y detalladamente, razón por la cual se les trata infructuosamente de denigrar en algunas plataformas financiadas desde el exterior«.

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

«Hemos visto proyectarse en tiempo real los antiguos y nuevos planes de los servicios especiales norteamericanos contra la Revolución, el producto de los cursos de formación de liderazgo de la NED y la USAID, la atención que hipócritamente dicen prestar a los problemas que afectan e irritan a la población, la mayoría provocados por el cruel bloqueo del mismo gobierno que los exacerba con el fin de generar descontento», reveló el presidente cubano, al tiempo que reconoció haber «vacíos y errores de nuestras instituciones en su imprescindible vínculo con quienes desarrollan actividades afines».

«Los ‘líderes de laboratorio’ aparentan tomar distancia de los violentos, se disfrazarán de pacíficos negociadores políticos y tratarán de imponer sus agendas, apostando al estallido social si sus demandas no son cumplidas.  Bajo ese fuego, que pretende distraernos de las tareas esenciales, nos toca seguir peleando por un mejor país, sin cansarnos», advirtió el presidente de Cuba a su gobierno y el resto de las instituciones del Estado.

«No es la primera vez en la historia que los enemigos de la Revolución Cubana intentan golpearla oportunistamente, en un momento difícil para la economía y la sociedad. No es la primera vez que los lobos se disfrazan de ovejas y que tratan de tomar una cabeza de playa. No es la primera vez que mienten y presentan al mundo un país distinto al de su realidad», remarcó.

Díaz-Canel defendió además la labor de su Gobierno, indicando que éste no está «desconectado del pueblo enclaustrado en oficinas. Recorremos sistemáticamente las provincias, visitamos universidades, centros de investigación, fábricas, escuelas, hospitales, polos agrícolas.  Allí hemos dialogado con los que piensan y trabajan como país, con los que hacen posible que en medio de los ataques y las más duras dificultades Cuba viva».

En ese orden, Canel afirmó que su gobierno ha orientado y exigido «que los organismos y las instituciones tengan como prioridades en sus agendas el vínculo real y constante con sus bases y con la población en general».

«La vida nos ha probado muchas veces que las decisiones improcedentes, y los errores derivados de ellas pueden ser corregidos oportunamente si se mantiene el oído pegado a la tierra, que en esta época puede significar la atención pegada al latido del pueblo, sea de manera virtual o presencial», remarcó el presidente de Cuba.

El mandatario cubano hizo un llamado en su intervención ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, a trabajar «con unidad, con coherencia, con disposición, sin miedo, con el pueblo, sin esperar orientaciones, sin demoras, con firmeza, con pulso firme, con inteligencia, con decencia, con lucidez y con apego a nuestra Constitución y a los principios que defendemos, podemos vencer siempre y cada vez de manera más contundente», indicó.

Resaltó también Canel, que «fortalecer la labor del Gobierno y las instituciones en interacción directa con la ciudadanía es una responsabilidad que se profundizó con la nueva Constitución» de la República, e instó al «desarrollo ascendente, el diálogo con los jóvenes en todas las instituciones y a todos los niveles. Tenemos el deber y la responsabilidad de atraerlos, estimulando su realización personal y profesional, su participación en tareas de importancia y también con respeto y atención a sus propuestas», argumentó.

Díaz-Canel reclamó para las instituciones estatales y demás esfereas del gobierno, «desterrar definitivamente la formalidad en las respuestas a la población, ir al fondo de los asuntos y siempre que sea posible, cara a cara. No se trata solo de escuchar y registrar cada queja o planteamiento.  Se trata de responder eficazmente y sin dilación, siempre que sea posible, con una solución».

«Esa obligación nos debe llevar constantemente a las bases, a escuchar, a atender, a garantizar la participación ciudadana, sin la cual la democracia socialista carece de sentido. El objetivo es facilitar el cumplimiento de las funciones sustantivas de cada entidad», destacó Canel, e insistió en que «tratar fría y formalmente problemáticas sociales es traicionar la esencia de la participación popular que demandamos».

Según el presdiente, hay que «abordar sin cortapisas el debate y la atención a temas sociales como la marginalidad, la deshonestidad, la vulgaridad, las adicciones, la disfuncionalidad familiar, la deserción escolar, la situación de los más vulnerables, el femicidio, las discriminaciones de cualquier índole y otros problemas que un día nos saltan a la cara a través de las plataformas digitales, pero no mediante los entes que deberían estar con las uñas hurgando en el terreno», manifestó.

De igual forma llamó a las organizaciones políticas y de masas del país a estar «permanentemente convocadas a actuar en las calles. No solo para organizar actos o proclamar nuestras consignas. ¡Están convocadas a trabajar!, a visitar escuelas, barrios, a interactuar, para conocer problemáticas y realidades de nuestra gente», indicó.

Al finalizar su discurso, Díaz-Canel expresó que «Cuba está viva! Somos el país que se ha empeñado en resistir y vencer los cercos y los ataques más crueles y perversos. Y aquí seguimos: Viviendo, resistiendo, creando y venciendo», señalando que «Patria o Muerte» sigue siendo la consigna principal del país.

Quieres crear tu blog personal o página web, con Bluehost puedes hacer ese sueño realidad, comienza ahora!

42690cookie-checkDiaz-Canel afirma que Cuba está viva pese arremetida de EEUU

Deja un comentario