Vistas de página 2,387 

Imagenes donde los trabajadores del palacio permanecen siempre arrodillados ante el rey o la reina han desatado el repudio mundial.

Desde Octubre la situación política en Tailandia se ha tensado cada vez más, cuando los manifestantes en contra de la monarquía que rige ese país asiático han salido a las calles para exigir una reforma de la Constitución, del statuto de ese reinado, y la renuncia del primer ministro del gobierno tailandés.

Y no es para menos, en un país donde toda crítica al al rey está prohibida y su castiga ronda los 15 años de prisión, los manifestantes exigen la abolición de esa medida arbitraria, así como la inmunidad judicial de la que goza la figura del monarca en ese país.

A principios de este año, comenzaron los manifestantes a protestar pacíficamente contra el régimen monárquico tailandés, las mismas se hicieron diarias desde Octubre último, con mayor participación de personas que demandan una reforma constitucional y de la monarquía, pero también la renuncia del primer ministro, Prayut Chan-o-cha, quién llegó al poder tras un golpe de Estado en 2014.

Recientes imágenes divulgadas por la prensa e internautas, rebelan en parte la onminiosa vida que se lleva a diario entre las paredes del palacio real tailandés que han recibido la reacción de la comunidad internacional.

En ellas por ejemplo, se muestran a los sirvientes y funcionarios del gobierno a permanecer arrodillados y hasta semi-acostados en el suelo ante la presencia de los miembros de la familia real tailandesa, considerados una «deidad», «algo inconcebible para la cultura occidental en pleno siglo XXI», comentan desde las redes sociales.

Algunos reaccionaron comentando esas imágenes de tradición tailandesa como un exponente de «esclavitud moderna», «estupidez» y «vergüenza».

Este mismo mes de Noviembre, durante la inauguración de una línea de metro en Bangkok (la capital), el rey tailandés Maha Vajiralongkorn y su esposa, la reina Suthida, subieron a un vagón sin pasajeros, y sentados sobre almohadones de color dorado, fueron acompañados solamente por diversos funcionarios de este Estado monárquico y periodistas que cubrieron el trayecto, y que, siguiendo las normas de ese protocolo, permanecieron postrados sobre el piso ante la plácida figura de los reyes tailandeses.

Otra imagen que fue resaltada recientemente, durante un acto oficial donde los manarcas estaban saludando a sus simpatizantes, resguardados por varios escoltas de la realeza, aparece una de las integrantes del séquito con las rodillas sucias y lastimadas, en evidencia de la naturaleza humillante para la condición humana de esas tradiciones.

«Cuando tu trabajo requiere que pases la mayor parte del tiempo de rodillas», escribió un internauta vía Twiter.

Preguntado por los periodistas sobre su interpretación con relación a los manifestantes en su contra, el monarca tailandés se limitó a contestar: «los amamos igualmente», y argumentó en una frase que «Tailandia es el país del consenso».

Crea tu blog personal con DreamHost y WordPress!

DreamHost

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

37090cookie-checkEl parasitismo feudal de la monarquía en Tailandia

Un comentario sobre “El parasitismo feudal de la monarquía en Tailandia”

Deja un comentario