Vistas de página 1,152 

Según reportó el Ministerio de Agricultura, las «plagas y las enfermedades» son las causantes de esa disminución en la producción citrícola cubana.

Según un reporte del Ministerio de la Agricultura en Cuba, publicado en su página web, la producción de cítricos experimentó un decrecimiento durante el año 2020, teniendo como causales «el efecto de las plagas y enfermedades», así como «insuficiencias en los insumos necesarios» para la atención esas plantaciones citrícolas. 

El Ministerio señala que al cierre de octubre pasado, el país contaba con un inventario de plantaciones de 11 907 hectáreas de cítricos, de ellas, solo 7 419 hectáreas se encontraban en producción, y en fomentos, 4 487 hectáreas.

El reporte indica que «el aseguramiento de la tecnología del cultivo en los últimos años ha sido muy inestable», y esa situación se agravó en 2020, resaltando que no se ha podido acceder al correspondiente financiamiento para garantizar esas herramientas indispensables para la producción.

En ese orden, la entidad busca alternativas posibles para revertir el estado actual de la producción citrícola en Cuba, destacando que las autoridades agrícolas en el país efectuaron un «despacho» con las empresas especializadas en la producción de cítricos, para analizar las áreas que tienen potencial productivo, para de ese modo aplicarles la tecnología requerida, y que puedan ir incrementando los rendimientos a partir de las ventas que realicen las empresas «en las diferentes formas de liquidez».

Sin embargo, con respecto al estado actual de la siembra de frutales, el texto publicado por el Ministerio de Agricultura cubano destaca que «en los últimos tres años la producción manifiesta un comportamiento favorable», lográndose 147 051 toneladas en 2017, 274 199 toneladas en 2018, y 299 551 toneladas en 2019.

«A pesar de que se presentan dificultades por la falta de insumos y tecnologías del cultivo, la siembra de frutales en los últimos tres años ha venido comportándose de forma ascendente, con un crecimiento del 71 % entre 2017 y 2018, y de un 10 % hacia el año siguiente», aseguró el Minag.

Como parte de los mecanismos para lograr ese alza en la producción de frutas en el país, el informe del Ministerio de la Agricultura de Cuba destaca la existencia de dos proyectos: «Finca Integral de Frutales» y «Agrofrutales».

Según explica el reporte, la Finca Integral de Frutales está basado en las experiencias de fincas integrales que fomentan cultivos permanentes de frutas, con cultivos temporales intercalados por un periodo, en la misma línea de siembra, lo cual permite a los finqueros y trabajadores agropecuarios sembrar cultivos de ciclo corto, como el tomate, maíz, frijoles, entre otras variedades.

Por su parte, Agrofrutales tiene como objetivo principal potenciar el desarrollo de los frutales, bajo la premisa del «encadenamiento productivo», diseñado en este marco como «una forma más completa de armonizar la producción», destacándose especies de frutas como el mango, la guayaba y la fruta bomba o Papaya.

49970cookie-checkMenos cítricos y más frutas en 2020

Deja un comentario