Vistas de página 326 

En el 8vo. Congreso partidista, las sesiones de debate abordarán temas como los resultados económico-sociales alcanzados desde la celebración del 7mo. Congreso hasta la fecha, el funcionamiento del Partido, la actividad ideológica y la vinculación con las masas, y una valoración acerca de la situación de la política de cuadros del Partido, la UJC, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno.

Como parte de su lectura del Informe Central al 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, el todavía primer secretario del Comité Central, Raúl Castro Ruz, indicó que durante las sesiones de debate del cónclave tendrá a lugar tres comisiones de análisis de temas importantes para el presente y futuro de la nación antillana.

En el 8vo. Congreso partidista, las sesiones de debate abordarán temas como los resultados económico-sociales alcanzados desde la celebración del 7mo. Congreso hasta la fecha, el funcionamiento del Partido, la actividad ideológica y la vinculación con las masas, y una valoración acerca de la situación de la política de cuadros del Partido, la UJC, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno.

Según destacó Raúl, la primera de ellas estará presidida por el primer ministro del Gobierno, Manuel Marrero Cruz, en la cuál se «abordará los resultados económico-sociales alcanzados desde la celebración del 7mo. Congreso hasta la fecha y las proyecciones para continuar avanzando en el desarrollo».

Castro indicó que, los debates de esa comisión estará dirigida a «la evaluación del proceso de implementación desde el 6to. Congreso de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, y la propuesta de su actualización, así como la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano, y el estado de cumplimiento de la Estrategia Económica y Social para el impulso de la economía y el enfrenamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19».

Por otro lado, el Informe detallado por el el expresidente de Cuba destacó que, una segunda Comisión, «encabezada por el compañero José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central» (de 90 añ0s de edad y presumiblemente su última gestión al frente de ese cargo partidista), «evaluará el cumplimiento de la resolución aprobada por el 7mo Congreso sobre los objetivos de trabajo de la Primera Conferencia Nacional, efectuada en enero de 2012, relacionados con el funcionamiento del Partido, la actividad ideológica y la vinculación con las masas, así como las proyecciones para perfeccionar el trabajo del Partido en las actuales y futuras circunstancias».

La tercera Comisión de análisis en el 8vo. Congreso de los comunistas cubanos, que está dirigida por el mismo presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, «presentará una valoración acerca de la situación de la política de cuadros del Partido, la UJC, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno, así como el papel del Partido para alcanzar resultados superiores», indicó Raúl Castro en su Informe a los 300 delegados del evento.

El veterano dirigente comunista cubano aseguró en su intervención, que «los documentos que hoy presentamos a su consideración, resultado del trabajo de estas tres comisiones, fueron previamente discutidos en los comités provinciales del Partido y los consejos de gobierno a ese nivel, con la participación de los primeros secretarios del Partido, los dirigentes de las organizaciones de masas y los cuadros administrativos de los municipios, así como los consejos de dirección de los Organismos de la Administración Central del Estado y las direcciones nacionales de las organizaciones de masas y la Unión de Jóvenes Comunistas», detalló Raúl.

Durante la primera cita del magno evento para los comunistas de la Isla caribeña, Raúl Castro alertó a los dirigentes del Partido y a los militantes de esa organización política, en tanto que, «el afán de mayores ingresos pareciera que provoca en algunos el aliento para desear un proceso de privatización que barrería los cimientos y las esencias de la sociedad socialista construida a lo largo de más de seis décadas. Mientras otros, esperando hacer estallar el principio socialista del monopolio del Estado sobre el comercio exterior, vienen reclamando que se autorice la importación comercial privada, con el ánimo de establecer un sistema no estatal del comercio exterior», advirtió el también general de Ejército..

«Estas son cuestiones que no pueden prestarse a la ingenuidad de los cuadros de dirección y los militantes del Partido. Hay límites que no podemos rebasar porque las consecuencias serían irreversibles y conducirían a errores estratégicos y a la destrucción misma del socialismo y, por ello, de la soberanía e independencia nacional», enfatizó el exmandatario de Cuba.

En ese sentido, Raúl citó en el Informe Central del 8vo. Congreso del PCC, las palabras del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, durante el acto de clausura del 6to. Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), el 4 de abril de 1992, cuando alertó que, «sin firmeza, sin decisión, sin un espíritu consecuente, la Revolución ni siquiera habría triunfado, porque los que hacen concesiones, los que claudican, los que se ablandan, los que traicionan, esos nunca llegan a ninguna parte».

«La propiedad de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción constituye la base del poder real de los trabajadores», resaltó por su parte Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba al hacer referencia al Informe presentado por el primer secretario del Comité Central del Partido.

Según ramarcó Castro en la primera jornada del cónclave, «el sistema empresarial estatal tiene el especial reto de afianzar su posición como la forma de gestión dominante en la economía. Esta es una condición imprescindible para el sostenimiento de la sociedad socialista, por ello es ineludible provocar un estremecimiento de las estructuras empresariales, desde arriba hacia abajo y viceversa; el destierre definitivo de la ineficiencia, el conformismo y la falta de iniciativas», apuntó el veterano dirigente cubano.

Raúl resaltó también la necesidad de «modificar los viejos y malos hábitos, y desarrollar rasgos emprendedores y proactivos en los cuadros de dirección de nuestras empresas y establecimientos, que cada día funcionarán con mayor autonomía, consiguiendo producciones superiores y más eficiencia», indicó.

«Es preciso cimentar un verdadero giro en aras de defender el incremento de la producción nacional, en especial de los alimentos, erradicando el dañino hábito de importarlos, y generar exportaciones diversificadas y competitivas», enfatizó el expresidente de Cuba. También destacó Raúl a los delegados, que «hay que acostumbrarse a vivir con lo que tenemos y no pretender gastar más de lo que seamos capaces de generar. Hacer lo contrario constituye un error que ya hemos cometido y no podemos repetir. No olvidar que en el ahorro se encuentra el ingreso más rápido y seguro a nuestra disposición», remarcó.

Castro insistió en su Informe, que «no resulta ocioso reiterar que las decisiones en la economía en ningún caso pueden provocar una ruptura en los ideales de justicia e igualdad de la Revolución, ni de la unidad y confianza del pueblo en torno a su Partido», aseguró el primer secretario del Comité Central.

Al hablar, sobre el polémico tema de la reintroducción en la red del mercado minorista de las monedas libremente convertibles, en especial el dólar estadounidense, Raúl Castro justificó esa decisión sobre la base de «la situación extrema de falta de liquidez».

«Esta necesaria medida —explicó— tuvo el propósito inicial de asegurar la presencia en el mercado interno de un conjunto de surtidos que a lo largo de los últimos cinco años fueron desapareciendo de la oferta estatal, dejando espacio para la actividad ilegal de la compra en el exterior y la reventa de estos artículos con altísimas tasas de ganancia», resaltó el dirigente de 90 años.

De esa manera, el primer secretario del Comité Central del Partido se reconoció también en en sus palabras el importante papel que juegan las remesas de cubanos residentes fuera de Cuba, destacando que «bajo los efectos de la Covid-19 se ampliaron las ventas en moneda libremente convertible hacia otros productos, incluyendo los alimentos, con el objetivo de incentivar las remesas que los ciudadanos cubanos residentes en el exterior realizan a sus familiares en el territorio nacional», manifestó.

Por otra parte, aseguró el exmandatario, «el gobierno ha asegurado la asignación de un apreciable volumen de divisas para garantizar la sostenibilidad de la oferta en pesos cubanos de un reducido grupo de productos básicos de la alimentación, la higiene y el aseo personal, y se trabaja para restablecer la presencia de los proveedores nacionales en este mercado», puntualizó Raúl.

Sobre el descontento popular generado por la apertura de tiendas en MLC, el aún general de Ejército cubano remarcó que, «a causa de una inadecuada política comunicacional y la publicación de enfoques incorrectos en varios de nuestros medios de prensa, se generó cierta confusión en algunos cuadros de dirección, que arremetieron contra la supuesta desigualdad que emana de estas ventas y reclamaron que todo el comercio interior del país regresara a la libreta de abastecimiento», señaló.

En ese sentido, Castro enfatizó que, «con el decursar de los meses y las intervenciones públicas del presidente de la República, el primer ministro y otros funcionarios del Gobierno, se logró hacer comprender que las ventas en moneda libremente convertible son necesarias y que perdurarán el tiempo que nos tome recuperar y fortalecer la economía, y con ello asegurar la real convertibilidad de la moneda nacional», indicó el veterano dirigente comunista.

Por por otra parte, al referirse al tema de las inversiones extranjeras en el país, Raúl Castro mencionó que, «en medio de estas complejas circunstancias, se han continuado adoptando medidas en interés de incentivar» esa actividad, «suprimiendo retrasos y obstáculos en su funcionamiento, que comprometen su aporte decisivo al desempeño de la economía nacional».

«Es hora de borrar de nuestras mentes prejuicios del pasado asociados a la inversión extranjera y asegurar una correcta preparación y diseño de nuevos negocios con la participación del capital extranjero. Muestra de ello son los resultados alcanzados en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, que se erige en un importante polo de atracción de inversionistas extranjeros y nacionales, que disfrutan de impresionantes infraestructuras que no han dejado de ejecutarse a pesar de las medidas de reforzamiento del bloqueo desde Estados Unidos, destacó al hacer alusión al tema», aseguró Castro.

Al concluir su intervención en la sesión inaugural del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro resaltó, entre otros temas, el artículo 5 de la Constitución de la República de Cuba, que ubica al PCC como «la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia la construcción del socialismo».

En ese sentido señaló el primer secretario del Co,mité Central, esa posición de liderazgo de la organización partidista que frente a la sociedad cubana «supone una enorme responsabilidad para todos los militantes, ya que la autoridad moral del Partido único que garantiza y representa la unidad y continuidad de la Revolución emana precisamente de la ejemplaridad en el cumplimiento del deber y de los postulados constitucionales, así como en elevadas cualidades éticas, políticas e ideológicas, y en el estrecho vínculo con las masas», recalcó.

«Recae en el Partido, como organización que agrupa la vanguardia revolucionaria, la honrosa misión de ser el digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en el líder de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz», enfatizó Raúl.

«El partido es la vanguardia del pueblo, la seguridad del pueblo, la garantía del pueblo, la organización de vanguardia fundamental. ¿Saben ustedes lo que le da seguridad a la Revolución?, el Partido. ¿Saben ustedes lo que le da perennidad a la Revolución?, el Partido. ¿Saben ustedes lo que le da futuro a la Revolución, lo que le da vida a la Revolución, lo que le da porvenir a la Revolución?, el Partido. Sin el Partido no podría existir la Revolución», puntualizó Raúl al resaltar las palabras de su hermano Fidel Castro el 14 de marzo de 1974.

El cónclave de los comunistas cubanos tiene lugar en el Palacio de las Convenciones en La Habana con la asistencia presencial de varios delegados de la militancia de todas las provincias del país, desde el 16 de abril hasta el día 19 del mismo mes.

59700cookie-checkRaúl Castro llama a los dirigentes y militantes del Partido a «no ser ingenuos» ante reclamos «reformistas»

2 comentarios en “Raúl Castro llama a los dirigentes y militantes del Partido a «no ser ingenuos» ante reclamos «reformistas»”

Deja un comentario