Vistas de página 219 

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, indicó que en su país hubo disturbios y desorden, causados por una operación comunicacional que se prepara desde hace tiempo.

En un encuentro con el cuerpo diplomático acreditado en la Isla, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, desmintió ante la prensa que las protestas desatadas en diversas localidades del país puedan ser calificadas como un estallido social, y las catalogó como disturbios pagados al servicio de los intereses de Estados Unidos.

“El domingo pasado se manifestó en Cuba el impacto combinado de un aumento de un pico de casos y fallecimientos de la pandemia de covid-19. La tensión consecuente sobre el sistema nacional de salud, su efecto en la vida de todas las personas, miles de ciudadanos cubanos y sus familias, y también de las carencias económicas provocadas por las carencias económicas, especialmente de estos dos años, agravadas sensiblemente por la intensificación deliberada del bloqueo contra Cuba y el impacto de la pandemia en la situación económica internacional”, comentó Rodríguez.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, indicó que en su país hubo disturbios y desorden, causados por una operación comunicacional que se prepara desde hace tiempo.

“Las dificultades económicas que hoy enfrenta nuestro país tienen diversas, múltiples implicaciones y dimensiones de naturaleza objetiva; repercuten en nuestro sólido sistema de salud, en el suministro del servicio eléctrico, aunque ha habido, además, alguna avería, relacionada también con las limitaciones de estos años en combustible y mantenimiento», declaró el representante de la diplomacia cubana.

“Repercuten en los alimentos, las medicinas, las colas, el desabastecimiento, los precios y las dificultades que nuestro pueblo conoce mejor que nadie, porque las vive todos los días«, argumentó el canciller, quién responsabilizó a la política del bloqueo económico mantenida por los sucesivos gobiernos de Estados Unidos contra Cuba para impedir su desarro;llo.

“Es sabido que el Gobierno de Estados Unidos identificó el impacto del virus y la pandemia como una oportunidad para reforzar el bloqueo con motivaciones políticas y aplicar lo que llamó medidas de máxima presión para reforzar la agresión a nuestro país». “Ha sido un intento deliberado, cruel, oportunista de aprovechar las condiciones de una pandemia para intentar estrangular nuestra economía”, enfatizó el funcionario cubano.

Bruno Rodríguez acusó además, a las autoridades estadounidenses de estar detrás de las protestas vividas en Cuba, como parte de su financiamiento permanente con el objetivo de derrocar a la Revolución Cubana y al socialismo en el país caribeño.

“Se conoce que el Gobierno de Estados Unidos ha dedicado históricamente, pero en particular en los últimos años, cientos de millones de dólares para interferir en los asuntos internos de Cuba, para hacer injerencia en ellos; para intentar inútilmente fomentar una oposición política al precio incluso de generar desorden, inestabilidad, con el fallido propósito de fracturar el orden constitucional, el consenso social, las condiciones de estabilidad, tranquilidad, seguridad ciudadanas, armonía, en que vive nuestro pueblo«, remarcó el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba.

“Para ello ha utilizado herramientas de alta tecnología, poderosas y sofisticadas, de las cuales tiene, en este mundo desequilibrado, control prácticamente monopólico y lo ha hecho para tratar de aprovechar las duras condiciones sociales que ha generado en el planeta la pandemia y, en nuestro caso, haciendo, además, un uso impúdico, obsceno, desvergonzado de la mentira, la calumnia y la manipulación de datos en el intento de movilizar, convocar, incitar, manipular a las personas”, denunció Rodríguez Parrilla.

Según destacó el canciller cubano, esto responde a “un diseño con fines políticos, en el cual el imperialismo norteamericano ha trabajado por largo tiempo, ha acentuado sus esfuerzos y ha incrementado su financiamiento en los últimos años”.

Rodríguez aseguró a los medios dde prensa acreditados en la Isla, que lo que se dirime hoy es “la alternativa entre asegurarse a sí mismo nuestro pueblo paz, cohesión social, tranquilidad, seguridad ciudadana y estabilidad, frente al intento ilegítimo, usurpador, ilegal e inmoral de una superpotencia de sojuzgar a la isla rebelde y tratar de determinar nuestro destino; entre esos propósitos y la actuación desenfrenada de una superpotencia que amenaza la paz y la seguridad internacionales, la independencia y la soberanía de todos los Estados del planeta sin excepción, y conculca la libertad de sus propios ciudadanos con el propósito político de provocar un cambio de régimen, alterar el orden constitucional que nuestro pueblo votó de manera mayoritariamente abrumadora en reciente referendo directo, universal y democrático”, precisó.

«Se requiere mucho cinismo para pedir al Gobierno soberano de Cuba que escuche a nuestro pueblo, que es víctima de la política del Gobierno de Estados Unidos, histórica y presente; de la política que aplicó el presidente Donald Trump; de las 243 medidas coercitivas unilaterales que sumó al bloqueo en su mandato, y de las más de 50 medidas que aplicó con un frío, calculador y oportunista, deliberado propósito de aprovechar las condiciones de una pandemia para tratar de provocar un cambio de régimen en Cuba», enfatizó el canciller cubano.

67000cookie-checkRodríguez acusa a EEUU de financiar los disturbios del pasado domingo en Cuba

4 comentarios en “Rodríguez acusa a EEUU de financiar los disturbios del pasado domingo en Cuba”

Deja un comentario